RAY MUSGO, calzado ecológico 100% español

martes, 1 de julio de 2014

RAY MUSGO SHOWROOMDe todos es reconocida la importancia del respeto por el medio ambiente, el reciclaje o la utilización de materiales naturales y ecológicos. Con este mismo espíritu nace Ray Musgo, una nueva firma aragonesa de calzado, cuya originalidad radica precisamente en que sólo fabrican calzado sostenible, 100 % ecológico, que combina calidad y diseño con comodidad. Sus zapatos son por supuesto 100% cuero y se fabrican de manera artesanal, con una capa antifatiga debajo de la plantilla compuesta entre otros materiales de maíz. Las suelas están hechas de cuero reciclado y los tacones miden como mucho 5 cm. Las combinaciones de colores utilizadas son modernas y elegantes. De momento, Ray Musgo se centra únicamente en el calzado femenino, pero la intención es pasar más tarde a fabricar también calzado masculino.

Lorena Gasco y Javier Sánchez, dos jóvenes emprendedores aragoneses, son quienes están al frente de esta empresa: ellos diseñan los zapatos, buscan proveedores ecológicos y encargan su fabricación artesanal a distintos profesionales, también aragoneses.

Desde Hispagenda, y dentro del proyecto Integrabel, hemos querido apoyar esta iniciativa tan innovadora de estos jóvenes españoles, llegados a Bélgica de la mano de un premio que se les otorgó en el marco de la Green Week, poniendo a su disposición nuestros locales de la rue du Commerce 51, para que puedan dar a conocer tanto al gran público como a los profesionales del sector sus zapatos, que podéis admirar desde el 27 de junio hasta el 5 de julio de 2014, colgados de las paredes como toda buena obra de arte que se precie.

Auguramos mucho éxito a Ray Musgo y deseamos mucha suerte a Lorena y Javier en esta andadura, nunca mejor dicho, por los caminos de la moda y de la creación. Esperamos que sus zapatos los lleven muy lejos y que su carácter emprendedor e innovador se vea recompensado como se merece.

Horario: del sábado 27 de junio al sábado 5 de julio de 2014, de 9:30 a 13:30 h (viernes 4 y sábado 5, también de 15 a 17 h).

Ray Musgo
info@raymusgo.com
www.raymusgo.com

Amigos de Hispagenda, Crónicas

Proyecto IntegraBel

sábado, 1 de febrero de 2014

Logo Integrabel

Integrabel es un proyecto ambicioso, fruto de la colaboración entre 4 de las asociaciones sin ánimo de lucro más representativas que trabajan en favor de la comunidad española e hispanohablante presente en Bélgica: Asituna, Acentos, Hispasanté e Hispagenda, esta última como coordinadora del proyecto.

Asituna persigue la promoción artística y profesional, la integración social y la emancipación artística y profesional de la comunidad hispanohablante de Bélgica, a través de la organización de eventos culturales y sociales, como exposiciones, conferencias, charlas, conciertos o talleres, verdaderos lugares de encuentro y de intercambio cultural.

El de Acentos es un proyecto editorial en soporte impreso, con toda la actualidad en lo que se refiere a empleo, cultura y ocio, así como consejos prácticos, destinado todo ello a la comunidad hispanohablante de Bélgica. Su objetivo principal es el difundir la lengua y la cultura españolas en Bélgica y Luxemburgo.

Hispasanté reúne a profesionales de la salud de lengua española que ejercen en Bélgica y constituye un espacio donde poder recibir información y asesoramiento sobre asuntos relacionados con la salud, la búsqueda de empleo y el apoyo social. Pacientes y profesionales pueden intercambiar aquí información útil para ambas partes.

En cuanto a Hispagenda, sobran las presentaciones. En sus diez años de existencia, la Guía Digital de los Españoles en Bélgica se ha convertido en el punto de referencia de la comunidad hispanohablante de Bélgica, que encuentra en sus páginas una mina de información. Su principal objetivo es la promoción de la lengua y cultura españolas en Bélgica.

El proyecto Integrabel nace con este nuevo año 2014, a la lumbre de las subvenciones que el Ministerio de Empleo y de Seguridad Social español ha destinado al programa Jóvenes, cuyo objetivo es el de favorecer la integración laboral de los jóvenes en el exterior, y que está destinado como su nombre indica a los jóvenes españoles menores de 35 años, concretamente a aquellos que hayan decidido salir de España y probar suerte en otros lares, en el caso que nos ocupa, en Bélgica.

¿Qué puede ofrecer Integrabel a estos cientos de jóvenes que están llegando a Bélgica en busca de nuevas oportunidades? En primer lugar, información práctica, que les resultará muy útil a la hora de integrarse en la vida y el mercado laboral de nuestro país de acogida: gestiones administrativas, peculiaridades de la administración local, sistema sanitario, órganos de representación española aquí presentes… Para ello, se creará una guía impresa, totalmente gratuita, que servirá además como medio de difusión de todas las actividades desarrolladas en el ámbito del proyecto. Las redes sociales también estarán presentes, así como los contenidos digitales de acceso universal. Pero además, se organizarán talleres, charlas, eventos culturales y de ocio, que representarán otras tantas oportunidades de conocer a otros jóvenes, de compartir experiencias y buenos consejos, de crear una red social que se convierta en un punto de apoyo y de asistencia mutua.

Firma del contrato de alquiler

Firma del contrato de alquiler: Txema Muñoz (presidente de Hispagenda) y mme. Susanne Fexer (miembro del Consejo de Administración de la Fundación Atelier Marcel Hastir)

Habrá además un servicio de asistencia presencial; para ello, Hispagenda, en nombre de las 4 asociaciones, ha alquilado unos locales en el primer piso del número 51 de la rue du Commerce, en Bruselas 1000, a la fundación Atelier Marcel Hastirque lleva el nombre del pintor belga nacido en 1906, que vivió y tuvo su taller (que todavía se puede visitar) en dicha dirección desde 1935 hasta el momento de su muerte, con 105 años, y a la que donó toda su obra artística. El edificio, de 1860, fue declarado Patrimonio histórico y cultural de la Región de Bruselas Capital el año del centenario del artista, en 2006, y es uno de los últimos vestigios del Quartier Léopold de antaño. Aquí, Marcel Hastir imparte clases de dibujo y pintura, organiza conciertos, esconde a prófugos de la ocupación alemana de la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial, ofrece su tribuna a hombres de acción y pensadores, desde Lanza del Vasto al Abbé Pierre. ¿Qué mejor lugar pues para albergar el proyecto Integrabel, cuyos objetivos de promoción e integración social, apoyo e información, coinciden de alguna manera con los del pintor?

A partir del 5 de febrero de 2014 estaremos pues a vuestra disposición en el número 51 de la rue du Commerce, encantados de recibir a todos aquellos que estéis interesados en nuestro proyecto, a todos los que necesitéis apoyo e información. Estad atentos a nuestra página de Facebook → y a todo lo que irá publicando Hispagenda a este respecto, para estar informados de nuestro horario de atención y de nuestro calendario de actividades. Esperamos contagiaros nuestra ilusión y nuestras ganas de seguir hacia adelante.

Amigos de Hispagenda, Arte y cultura, Españoles en Bélgica, Hispagenda, Medicina y Salud, Música y espectáculos

La troncomoto de Higinio

viernes, 27 de diciembre de 2013
Higinio Fernández nos muestra su "Troncomoto"

Higinio Fernández nos muestra su «Troncomoto»

Higinio Fernández, propietario del garaje Celta y gran amigo de Hispagenda, nos vuelve a sorprender con una de sus genialidades: está finalizando la fabricación de una moto muy especial, destinada a servir de atrezzo en la escena de una película francobelga que empezará a rodarse el próximo mes de mayo de 2014. La peculiaridad de la moto radica en su cuadro, que es en realidad el tronco de un árbol, y que en vez de medir 2 metros, que es la longitud que podría tener un cuadro normal, alcanza los 4. El manillar también es obra de Higinio, mientras que el botón de encendido de esta “troncomoto” perteneció a un Spitfire, avión de combate inglés de la Segunda Guerra Mundial y el motor es un BMW de serie.

El botón de arranque de un Spitfire

El botón de arranque de un Spitfire.

En dicha escena, uno de los protagonistas circula en moto a gran velocidad, cuando choca contra un árbol, lo que no le impide seguir rodando, eso sí, con el árbol “puesto”. Es obvio que en el mundo real no se podrá circular con esta “troncomoto”, única en su género. Ahora mismo reposa sobre una estructura metálica, fabricada igualmente por Higinio para mantener las ruedas rectas, en medio del taller Celta, rodeada de venerables ancestros del mundo del automóvil, que mima como si fueran seres vivos, pero está destinada a ser una pieza de museo, puesto que al finalizar el rodaje de la película, será expuesta en el museo nacional de diseño de Nueva York, el Cooper-Hewitt.

Higinio ya se había estrenado en el mundo del séptimo arte, transformando el motor de un Cadillac para adaptarlo a las necesidades del guión de otra película. Cuando le retaron a fabricar esta moto, digna de los famosos Picapiedra, no se lo pensó dos veces y se puso manos a la obra. El resultado, desde luego, es espectacular… de cine, y nunca mejor dicho.

Troncomoto, detalleNo es de extrañar que Higinio esté tan cotizado en el mundo del motor. El día en que nos invitó a su taller a admirar su obra, nos comentó que hace año y medio, dos de los participantes en la famosa carrera Panamericana, de nacionalidad estadounidense y belga respectivamente, cuyos coches, por cierto, aparecían regularmente en los episodios que protagonizaba el recordado detective Colombo, le pidieron que los acompañara en su aventura. Pero esta es otra historia, que contaremos en otra ocasión.

Esperamos que la película, cuyo título todavía no ha sido desvelado, tenga mucho éxito, y que la “troncomoto” de Higinio, este asturiano afincado en Bruselas desde hace décadas, brille con luz propia. Por cierto, y el faro, ¿de dónde procederá? Habrá que volver a visitar a Higinio para que nos lo cuente, esto, y mil historias más. ¡Enhorabuena, querido amigo!

Amigos de Hispagenda, Arte y cultura, Españoles en Bélgica

La mula y el buey

sábado, 21 de diciembre de 2013

La mula y  el bueyCuenta la leyenda que hace muchos años, un campesino, allá en Judea, tenía una mula y un buey muy viejos y enfermos, y como no le servían ya para nada, con todo el dolor de su corazón, decidió sacrificarlos.

Una noche, antes de que su dueño pusiera en práctica su triste decisión, los animales, estaban descansando en su establo; pasada la medianoche, de repente, un viento extraño los empujó y una mano invisible los llevó por un sendero. La mula y el buey se preguntaban qué podían querer de ellos, que apenas si tenían fuerzas para moverse. Llegaron entonces a otro establo, donde un Niño recién nacido estaba recostado en un pesebre, mientras sus padres intentaban calentarlo inútilmente. Entonces los animales se estremecieron de emoción y entendieron que su misión era calentar a aquel hermoso Niño. Se acercaron a él y así lo hicieron: el Niño les sonrió y acercó la manita para acariciarlos.

La mula y el buey volvieron a casa alegres y reconfortados, y algo  más: su amo no podía creer lo que veían sus ojos: ¡sus animales habían recuperado el vigor de su lejana juventud! Que conservaron durante todos los años que siguieron trabajando para él, sin que nadie pudiera explicarse semejante transformación.

En diciembre de 2012, tras la publicación del libro “La infancia de Jesús” de Benedicto XVI, muchos medios se hicieron eco de una pseudonoticia según la cual el Papa se habría pronunciado en contra de que estos dos animales aparecieran en los belenes. Muchos lo creyeron, sin molestarse en leerse el libro, y abundaron titulares como “El buey y la mula en el paro” o “El buey y la mula, los impostores del belén”. Pero nada más lejos de la realidad.

Benedicto nos dice en su libro que el pesebre nos hace pensar en los animales, y que aunque en el Evangelio no se mencionan ni la mula ni el buey, la tradición cristiana acudió muy pronto al profeta Isaías, que venía a decir que estos animales reconocen su establo y a su amo, mientras que los hombres están más perdidos que la famosa aguja de aquel pajar. De hecho, en la primera representación gráfica del nacimiento que se conoce, que data del siglo IV y se encuentra en la catacumba de San Sebastián, en Roma, ya aparecen junto al Niño estos entrañables animales.

Cierto es que al principio la pareja la formaban un buey y un asno, pero la mula acabó imponiéndose y surgió otra leyenda, según la cual el buey fue el único que dio calor al Niño mientras la mula se dedicaba a comerse la paja del pesebre, por lo que fue castigada sin descendencia por los siglos de los siglos.

Se ha dicho que en realidad representan a todos los hombres de la Tierra, judíos y gentiles. Otros afirman que son imágenes proféticas, que nos enseñan a contemplar el Misterio del nacimiento del Niño Dios. En todo caso, la mula y el buey desempeñan un papel mucho más importante de lo que se sospechaba y la falsa polémica acerca de lo que había dicho el Papa en su libro los ha puesto de moda. ¡Seguro que nadie se olvida de colocarlos esta Navidad en su belén!

M. Sanz

Tradiciones

Mambrú se fue a la guerra

lunes, 2 de diciembre de 2013
John Churchill Marlborough (1659-1722) - Óleo de Adriaen van der Werff

John Churchill Marlborough (1659-1722) – Óleo de Adriaen van der Werff

El Parque Natural de Hauts-Pays, en la frontera francobelga, a las puertas de Mons, con sus bosques, ríos, riachuelos y cascadas,  es el paraíso del senderista. Nadie diría que en un paraje tan apacible tuvo lugar la mayor batalla del siglo XVIII en lo que a víctimas mortales se refiere: nada menos que 37.000.

Para nuestra generación, 11 de septiembre es sinónimo de carnicería, la que se pudo contemplar casi en directo gracias a la televisión en 2001. Pero hubo otro 11 de septiembre, el de 1709, en que tuvo lugar otra más importante en cuanto a número de muertos: la Batalla de Malplaquet, aquella en la que, como dice la canción, “Mambrú se fue a la guerra”, o para ser exactos, el duque de Marlborough, antepasado de Wiston Churchill, que dirigía las tropas aliadas de Inglaterra, Austria y Holanda contra Francia. La causa: se estaba dirimiendo si el rey de España sería un Borbón o un Habsburgo. Continuar…

Historia