Inicio > Arte y cultura > Fernando Martín y la Compañía Fuepalbar

Fernando Martín y la Compañía Fuepalbar

lunes, 8 de noviembre de 2004

fernando-martin1Decir «Fuepalbar» equivale a decir Fernando Martín, a pesar de que en sus espectáculos participan otras personas pertenecientes al mundo de la danza.Fernando es su coreógrafo, director artístico y bailarín. Este manchego de Fuente el Fresno, Ciudad Real, comenzó en Madrid su formación en danza, estudios que continuó más tarde en la prestigiosa Escuela Mudra de Bruselas. Fue bailarín del ballet de Barcelona, de la Compañía de Danza Dart y del Teatro del Liceo. En 1989 regresó a Bélgica para unirse a la compañía Archipel Sud, de Namur. Después de entrar a formar parte sucesivamente de otras dos compañías (las de Pierre Droulers y José Besprovany) decidió crear Fuepalbar junto a Mónica Martí, en 1996. El nombre «Fuepalbar» es la combinación de las primeras sílabas de los lugares de origen de las tres personas que inicialmente deseaban organizar la compañía: Fuente el Fresno, Palma de Mallorca y Barcelona.Más...

Con Fuepalbar, Fernando Martín ha dado a conocer sus propios espectáculos: «Te forras», «Bubulebetó», «Dansita del bar» y el solo «¿Pero qué dice, Tolgaz?». Además ha continuado su formación y ha trabajado como coreógrafo y como bailarín para diferentes compañías. Fuepalbar alcanzó un gran éxito en 1998 gracias a un dúo de Fernando Martín con su hermano Julián, bailaor de flamenco. Se titulaba «Mismorigen» y abordaba precisamente las relaciones fraternales mezclando flamenco y baile contemporáneo. Aquella fue la primera aparición de Fernando Martín en el Teatro Varia, al que volvería en diciembre de 2004 con «Ten- Sueño».

fernando-martin2Bruselas es, según Fernando Martín, «la capital de la danza contemporánea en Europa«. En España el panorama se presenta mucho más difícil para los amantes de esta disciplina: «Muchos bailarines y coreógrafos españoles tienen que salir del país. Hay gente muy tenaz, pero pocas compañías y poco trabajo». Para este artista, lo más importante es «transmitir emociones. Mi intención es que el espectador se pueda identificar con lo que ve. Hay teatralidad, pero lo más importante para transmitir esas emociones es el cuerpo». Considera la danza como «un arte que sirve como reflexión. Se puede hablar de muchas cosas a través de ella».

María Domínguez

Arte y cultura

Comentarios cerrados.