Archivo

Archivos de diciembre, 2013

La troncomoto de Higinio

viernes, 27 de diciembre de 2013
Higinio Fernández nos muestra su "Troncomoto"

Higinio Fernández nos muestra su «Troncomoto»

Higinio Fernández, propietario del garaje Celta y gran amigo de Hispagenda, nos vuelve a sorprender con una de sus genialidades: está finalizando la fabricación de una moto muy especial, destinada a servir de atrezzo en la escena de una película francobelga que empezará a rodarse el próximo mes de mayo de 2014. La peculiaridad de la moto radica en su cuadro, que es en realidad el tronco de un árbol, y que en vez de medir 2 metros, que es la longitud que podría tener un cuadro normal, alcanza los 4. El manillar también es obra de Higinio, mientras que el botón de encendido de esta “troncomoto” perteneció a un Spitfire, avión de combate inglés de la Segunda Guerra Mundial y el motor es un BMW de serie.

El botón de arranque de un Spitfire

El botón de arranque de un Spitfire.

En dicha escena, uno de los protagonistas circula en moto a gran velocidad, cuando choca contra un árbol, lo que no le impide seguir rodando, eso sí, con el árbol “puesto”. Es obvio que en el mundo real no se podrá circular con esta “troncomoto”, única en su género. Ahora mismo reposa sobre una estructura metálica, fabricada igualmente por Higinio para mantener las ruedas rectas, en medio del taller Celta, rodeada de venerables ancestros del mundo del automóvil, que mima como si fueran seres vivos, pero está destinada a ser una pieza de museo, puesto que al finalizar el rodaje de la película, será expuesta en el museo nacional de diseño de Nueva York, el Cooper-Hewitt.

Higinio ya se había estrenado en el mundo del séptimo arte, transformando el motor de un Cadillac para adaptarlo a las necesidades del guión de otra película. Cuando le retaron a fabricar esta moto, digna de los famosos Picapiedra, no se lo pensó dos veces y se puso manos a la obra. El resultado, desde luego, es espectacular… de cine, y nunca mejor dicho.

Troncomoto, detalleNo es de extrañar que Higinio esté tan cotizado en el mundo del motor. El día en que nos invitó a su taller a admirar su obra, nos comentó que hace año y medio, dos de los participantes en la famosa carrera Panamericana, de nacionalidad estadounidense y belga respectivamente, cuyos coches, por cierto, aparecían regularmente en los episodios que protagonizaba el recordado detective Colombo, le pidieron que los acompañara en su aventura. Pero esta es otra historia, que contaremos en otra ocasión.

Esperamos que la película, cuyo título todavía no ha sido desvelado, tenga mucho éxito, y que la “troncomoto” de Higinio, este asturiano afincado en Bruselas desde hace décadas, brille con luz propia. Por cierto, y el faro, ¿de dónde procederá? Habrá que volver a visitar a Higinio para que nos lo cuente, esto, y mil historias más. ¡Enhorabuena, querido amigo!

Amigos de Hispagenda, Arte y cultura, Españoles en Bélgica , , ,

La mula y el buey

sábado, 21 de diciembre de 2013

La mula y  el bueyCuenta la leyenda que hace muchos años, un campesino, allá en Judea, tenía una mula y un buey muy viejos y enfermos, y como no le servían ya para nada, con todo el dolor de su corazón, decidió sacrificarlos.

Una noche, antes de que su dueño pusiera en práctica su triste decisión, los animales, estaban descansando en su establo; pasada la medianoche, de repente, un viento extraño los empujó y una mano invisible los llevó por un sendero. La mula y el buey se preguntaban qué podían querer de ellos, que apenas si tenían fuerzas para moverse. Llegaron entonces a otro establo, donde un Niño recién nacido estaba recostado en un pesebre, mientras sus padres intentaban calentarlo inútilmente. Entonces los animales se estremecieron de emoción y entendieron que su misión era calentar a aquel hermoso Niño. Se acercaron a él y así lo hicieron: el Niño les sonrió y acercó la manita para acariciarlos.

La mula y el buey volvieron a casa alegres y reconfortados, y algo  más: su amo no podía creer lo que veían sus ojos: ¡sus animales habían recuperado el vigor de su lejana juventud! Que conservaron durante todos los años que siguieron trabajando para él, sin que nadie pudiera explicarse semejante transformación.

En diciembre de 2012, tras la publicación del libro “La infancia de Jesús” de Benedicto XVI, muchos medios se hicieron eco de una pseudonoticia según la cual el Papa se habría pronunciado en contra de que estos dos animales aparecieran en los belenes. Muchos lo creyeron, sin molestarse en leerse el libro, y abundaron titulares como “El buey y la mula en el paro” o “El buey y la mula, los impostores del belén”. Pero nada más lejos de la realidad.

Benedicto nos dice en su libro que el pesebre nos hace pensar en los animales, y que aunque en el Evangelio no se mencionan ni la mula ni el buey, la tradición cristiana acudió muy pronto al profeta Isaías, que venía a decir que estos animales reconocen su establo y a su amo, mientras que los hombres están más perdidos que la famosa aguja de aquel pajar. De hecho, en la primera representación gráfica del nacimiento que se conoce, que data del siglo IV y se encuentra en la catacumba de San Sebastián, en Roma, ya aparecen junto al Niño estos entrañables animales.

Cierto es que al principio la pareja la formaban un buey y un asno, pero la mula acabó imponiéndose y surgió otra leyenda, según la cual el buey fue el único que dio calor al Niño mientras la mula se dedicaba a comerse la paja del pesebre, por lo que fue castigada sin descendencia por los siglos de los siglos.

Se ha dicho que en realidad representan a todos los hombres de la Tierra, judíos y gentiles. Otros afirman que son imágenes proféticas, que nos enseñan a contemplar el Misterio del nacimiento del Niño Dios. En todo caso, la mula y el buey desempeñan un papel mucho más importante de lo que se sospechaba y la falsa polémica acerca de lo que había dicho el Papa en su libro los ha puesto de moda. ¡Seguro que nadie se olvida de colocarlos esta Navidad en su belén!

M. Sanz

Tradiciones , ,

Mambrú se fue a la guerra

lunes, 2 de diciembre de 2013
John Churchill Marlborough (1659-1722) - Óleo de Adriaen van der Werff

John Churchill Marlborough (1659-1722) – Óleo de Adriaen van der Werff

El Parque Natural de Hauts-Pays, en la frontera francobelga, a las puertas de Mons, con sus bosques, ríos, riachuelos y cascadas,  es el paraíso del senderista. Nadie diría que en un paraje tan apacible tuvo lugar la mayor batalla del siglo XVIII en lo que a víctimas mortales se refiere: nada menos que 37.000.

Para nuestra generación, 11 de septiembre es sinónimo de carnicería, la que se pudo contemplar casi en directo gracias a la televisión en 2001. Pero hubo otro 11 de septiembre, el de 1709, en que tuvo lugar otra más importante en cuanto a número de muertos: la Batalla de Malplaquet, aquella en la que, como dice la canción, “Mambrú se fue a la guerra”, o para ser exactos, el duque de Marlborough, antepasado de Wiston Churchill, que dirigía las tropas aliadas de Inglaterra, Austria y Holanda contra Francia. La causa: se estaba dirimiendo si el rey de España sería un Borbón o un Habsburgo. Continuar…

Historia , , , ,

NEURASIA: donde la locura creativa de ESTIRPE obedece sólo al rock

domingo, 1 de diciembre de 2013

ESTIRPEHabrá quien intente describir la evolución musical de los imprevisibles ESTIRPE, así como etiquetar cada uno de los trabajos que el grupo produce. Admiro esa valentía que podría tener sentido con otras bandas, pero no seré yo quién se atreva a hacerlo con los innovadores y diferentes cordobeses. Más aún después de ver el despunte del último disco Neurasia.

Anunciaban algunas sorpresas, pero ya hemos visto lo cortas que se quedaron sus amenazas al ser esta producción la que más se ha salido de la línea a la que nunca nos han acostumbrado. Ese ha sido siempre su imán, y así nos tienen ahora más ‘magnetizados’ que nunca.

Estirpe en ValenciaEl pasado 8 de octubre lanzaron el esperado NEURASIA, de la mano de Maldito Records, en el que los cordobeses superan los límites del metal para dar cabida al mestizaje, la música electrónica, el funk y hasta el reggae. Se han empapado de sonidos latinos, más frescos y enérgicos que nunca, pero siempre melódicos y sin abandonar el rock, su punto de origen que parece ser lo único inviolable a lo largo de sus casi veinte años de vida.

Representativos de NEURASIA son los dos temas que publicaron previamente. Magnético, primer single del álbum, sintetiza la línea del trabajo entero y las nuevas influencias en Estirpe. Con Por Suerte, su primer adelanto, Estirpe deja claro que sigue en pie su inconformismo y análisis político y social, pero siempre optimista y enérgico. Continuar…

Amigos de Hispagenda, Arte y cultura, Música y espectáculos , , , ,