Inicio > Historia, Inventos e inventores > Jerónimo de Ayanz: Un adelantado a su tiempo

Jerónimo de Ayanz: Un adelantado a su tiempo

martes, 6 de julio de 2010

Máquina de vapor

¿Quién cree que ideó la primera máquina de vapor? Seguramente, muchos piensen que fue un inglés llamado James Watt. Pero no, el que realmente la inventó tenía nombre y apellidos españoles y vivió en el siglo XVI.

Jerónimo de Ayanz y Beaumont nació en Navarra en el año 1553 y pertenecía a una familia de nobles militares. Ya desde joven, mostraba buenas aptitudes para el mundo de la milicia. A los 21 años ingresó en el ejército y más tarde, participó en los tercios de Flandes bajo el mandato de Juan de Austria, donde triunfó gracias a su portentosa fuerza. Además, una de sus grandes hazañas fue el desmantelamiento de un complot francés para atentar contra Felipe II en Lisboa.

Calatrava

Ostentó diversos títulos entre los que destacan el de Caballero de la Orden Militar de Calatrava, concedido por el rey Felipe II y el de Administrador General de las Minas del Reino Español, cargo que ocupó desde 1597 hasta 1608. Durante esos años, Ayanz intentó poner solución a la grave problemática técnica que presentaban las minas, lo que le llevó a crear varias herramientas utilizadas en el campo de la metalurgia y la hidrología.

No sólo destacó por su fuerza física, sino también por su inteligencia y capacidad de inventiva. Sin embargo, todos aquellos que conocen la historia de Jerónimo de Ayanz lo recordarán como uno de los grandes inventores del Siglo de Oro español.

Según el historiador Nicolás García Tapia, el invento más importante de Ayanz fue una máquina destinada a elevar el agua utilizando la fuerza expansiva del vapor, considerada por algunos, un antecedente de la máquina de vapor. Este español fue, realmente, el precursor de este invento, aunque la historia se lo atribuya al inglés Watt, ya que su modelo patentado marcó el inicio de la Revolución Industrial.

Traje buceo

La máquina de vapor no fue su único gran invento, también ideó el primer traje de buceo con sistema de renovación de aire, para evitar así, que aquel que se sumergiera en el agua no se ahogara; algo que asombró gratamente al entonces monarca reinante Felipe III. Además,  destacó en otros campos como el de la minería, con la construcción de un sifón para el desagüe de las minas inundadas o el de la agricultura, con una infraestructura para las presas de los pantanos.

Los grandes inventos de Jerónimo de Ayanz demostraron el potencial técnico de la España de esta época poniendo fin a la supuesta carencia tecnológica del país.

Murió en Madrid en 1613 dejando atrás toda una gran trayectoria militar, pero, sobre todo, tecnológica. Sus inventos contribuyeron a mejorar el país, dando ingeniosas soluciones a los problemas que se presentaban. Fue un hombre muy admirado y respetado por los de su alrededor y, en especial, por la Corona. En 1606, Felipe III firmó un privilegio de invención por el que se reconocían a Jerónimo de Ayanz un total de 48 patentes, por encima, incluso, del mismísimo genio Leonardo Da Vinci.

Luis Arroyo

Historia, Inventos e inventores

Comentarios cerrados.