Inicio > Música y espectáculos > David Bisbal en Bruselas

David Bisbal en Bruselas

domingo, 25 de abril de 2010

Llevábamos semanas anunciándolo y por fin llegó el día en que David Bisbal regresaba a Bélgica después de casi un año, para presentar su nuevo disco “Sin mirar atrás”. La mañana del sábado 24 de abril se presentaba tranquila y calurosa. Durante la conferencia de prensa pudimos ver a un Bisbal cercano y algo cansado, teniendo en cuenta que acababa de llegar de París, donde había actuado las dos noches anteriores con gran éxito.

El cantante se mostró muy ilusionado por volver a tener la oportunidad de tocar en Europa: “Hacer conciertos en Francia, Bélgica y Holanda es un logro. El público del norte de Europa es muy tranquilo y caluroso”.

David BisbalAl preguntarle  lo que esperaba de su regreso a Bélgica, el cantante  tenía clara la respuesta: “Alegría, compartir mi música con la gente y contactar con la discográfica”. Durante la rueda de prensa, se hizo referencia a los numerosos duetos en los que ha participado últimamente, entre los que se encuentran el tema “When I look at you”, la banda sonora de la película de Disney “The last song”, cantada junto con Miley Cyrus, o la más que pegadiza “Waving Flag”, el himno del Mundial de Fútbol 2010, cantado junto con K’naan. Con respecto a esta canción, Bisbal añadió que no sabe si dará suerte a España, pero que la apoyará igualmente. En ese momento suena un móvil con la melodía del himno de España y David, haciendo gala de su buen humor, afirma entre risas: “Me siento como Fernando Alonso”.

No podíamos dejar de preguntarle por el homenaje a su tierra, Andalucía, con la canción “Al Andalus”: “Es una historia de amor que en realidad cuenta la historia de Andalucía. Siempre trato de añadir algo andaluz en mi música: flamenco, rumba…”.

David Bisbal en BruselasOtra pregunta inevitable era la del título de su disco, “Sin mirar atrás”: queríamos saber si había que tomárselo de forma positiva o negativa, y David aclaró: “Se trata de tirar hacia delante, de mirar los momentos que te dan alegría, pero también los malos momentos, para poder aprender de ellos”.

Y es que es precisamente con este álbum con el que el cantante asegura sentirse más realizado, ya que se ha implicado aún más en todas las fases de su producción. Asimismo, agregó que también ha tratado de internacionalizar los sonidos para entrar en el mercado europeo y, sobre todo, hacer  canciones para tocar en directo, que es “lo que más me gusta”.

Sin olvidarse de sus fans, Bisbal reconoció que está muy agradecido de tener unos seguidores tan respetuosos y tranquilos, y nos desveló su ritual previo a salir al escenario: “Siempre le rezo a la Virgen del Mar, veo la foto de mi familia y, los últimos 20 minutos, me quedo solo para concentrarme y calentar la voz”.

En cuanto a los cambios que ha experimentado artísticamente desde que comenzó su carrera, el cantante se muestra satisfecho con ellos y muy agradecido a la Orquesta Expresiones, en la que comenzó y permaneció durante cuatro temporadas. Además, confesó estar muy contento con el resultado y, al preguntarle por sus próximas metas agregó: “Ya he conseguido mi sueño, que era poder grabar un CD, así que ahora sólo quiero poder seguir adelante”. E incluso tiene ya un modelo que seguir: “Me encantaría llegar a conseguir lo mismo que Raphael. Es todo un ejemplo para mi”.

David Bisbal en BruselasDespués de la rueda de prensa tocaba descansar. Bisbal, que confesó haberse quedado dormido en el tren que lo trajo de París a Bruselas, tenía que reponer fuerzas para el concierto de aquella tarde. Algo que no hicieron sus fans, algunas de las cuales pasaron la noche a las puertas de la sala Ancienne Belgique para poder asegurarse un buen sitio cerca de su ídolo.

A las 20:30 h., con un lleno absoluto y un público pletórico, el cantante hacía su aparición sobre el escenario. El concierto arranca con el tema “Sin mirar atrás” y el público se desborda. Un Bisbal lleno de energía que sabe cómo hacer reaccionar a su público. Después de un gran final de guitarras sigue sin pausa con “Esclavo de sus besos”, tras la que dedica unas palabras a su público. Se disculpa por no hablar francés y comienza a hacerlo en inglés, momento en el que el público de habla hispana se hace notar y Bisbal continúa, esta vez en español, dedicando unas palabras a su Andalucía natal y comienza a sonar “Al Andalus”.

Y llega el turno de las baladas con “Amar es lo que quiero” y “Esta ausencia”, que termina con una media “a capella” aflamencada, al tiempo que el público no deja de gritarle “olé”, y el cantante termina con un “merci beaucoup”.

David Bisbal en BruselasVuelve la marcha con “Oye el boom”. Bisbal se quita la chaqueta sin dejar de bailar y saltar por todo el escenario, en el que le acompañan unos increíbles músicos con los que muestra una gran complicidad.

A continuación es tiempo de un medley de “Cómo olvidar” y “Lloraré”, con un público que no deja de cantar al unísono ni un solo instante y al que el cantante pide que baile con él. En ese momento hace su famosa vuelta y desaparece del escenario mientras la música sigue sonando y el público corea su nombre.

De repente, el escenario se vuelve más acogedor e íntimo. Aparecen un acordeón y un contrabajo eléctrico y sale un Bisbal más calmado que empieza a cantar su “balada preferida de este disco”, “Mi princesa”, que dedicó a su hija. Las luces se bajan y el público se calma. Siguen las baladas con “Si falta el aire” y “El ruido”.

Y sin pausa alguna, cambia de registro y la sala entera se viene arriba con “Torre de Babel”. A continuación entona “Dame tu amor” y, sin dejar de interactuar con el público, que le lanza regalos al escenario, empieza a sonar “24 horas”.

Llega el turno de sus más que conocidos, “Bulería” y “Ave María”, con las que el público termina de rendirse a sus pies. En todo momento vemos a un Bisbal totalmente entregado a su público, derrochando simpatía y energía por los cuatro costados. En ese momento, y volviendo a hacer alusión a su falta de conocimiento del francés, pide que alguien se ofrezca a darle clases particulares, a lo que inmediatamente se ofrece todo el recinto. Está claro que Bisbal se ha ganado al público.

David Bisbal en BruselasEntonces es la hora de una de sus clásicas y más estremecedoras baladas, “Dígale”, para a continuación seguir con el himno del Mundial de Fútbol 2010, “Waving flag”, con la que la gente empieza a lanzarle banderas que él mismo va recogiendo, mientras de fondo se proyecta el videoclip de la canción.

Se acerca el final con “Silencio”, con la que el público no deja de botar. Bisbal no deja de recoger del suelo los regalos que le lanzan las fans, entre los que se encuentra un índalo, que David cuelga en el escenario.

Y como todo lo bueno tiene su fin y aquí no podía ser de otra manera, llega el final con la presentación de los impresionantes músicos y un bis de “Esclavo de sus besos”.

Sin duda, un concierto inolvidable para las fans que llenaron la sala Ancienne Belgique y en el que disfrutamos de un Bisbal cercano y enérgico que lo dio todo sobre el escenario.

Hispagenda fue el único medio autorizado a fotografiar todo el concierto. Visita aquí la galería →

No podemos dejar de dar las gracias a Ramón Ruiz y Luigi Fanara, de Organifête, encargados de la organización del concierto, a los músicos, que derrocharon profesionalidad y a Bisbal, que dejó claro por qué cuenta con el apoyo incondicional de sus fans.

Rocío Bonachera Escribano

Página oficial de David Bisbal: www.davidbisbal.com

Música y espectáculos

Comentarios cerrados.