Inicio > Arte y cultura > Joan Miró, más allá de la pintura

Joan Miró, más allá de la pintura

jueves, 16 de julio de 2009

foto-miro“Me siento en la necesidad de alcanzar el máximo de intensidad con el mínimo de medios”, sentenció uno de los artistas que introdujo el movimiento surrealista en España. Joan Miró, nacido en Barcelona en 1893, fue un pintor, escultor, grabador y ceramista que buscó con sus obras indagar en un mundo desconocido y fascinante, en la parte irracional del ser humano.

Polivalente, incansable, innovador. Este catalán, que plasmó en sus trazos la fuerza de lo onírico, ha pasado a formar parte del imaginario colectivo como uno de los máximos representantes de la corriente surrealista. En su obra, que bebe de la influencia de los movimientos fauvista, expresionista y cubista, priman los signos con los que roza la barrera entre lo real y lo ficticio, sin llegar a franquearla. Con el paso de los años, Miró fue alcanzando la madurez artística, al mismo tiempo que se consagraba como uno de los artistas más relevantes de la primera mitad del siglo XX.

au-dela-peintureEste reconocimiento internacional se plasma en la exposición “Au delà de la peinture”, que se inaugura el día 29 de agosto de 2009 en el Château de Waroux, con la que Bélgica le rinde un sincero homenaje. (www.expo-miro.be)

miro2Se trata de una muestra de 60 litografías, pinturas y cerámicas con las que se explora uno de los aspectos menos conocidos del autor: la voluntad de ir más allá de la pintura y conquistar al gran público. Siguiendo los pasos de Toulouse-Lautrec o Picasso, Miró empleó esta técnica para reproducir sus obras, de forma que todo el mundo pudiese acceder a ellas.

En el año 1948, Miró comenzó su andadura en el mundo de la litografía, gracias a sus colaboraciones con el célebre litógrafo, Fernand Moulot.  A partir de esta fecha, los trabajos gráficos se suceden dando lugar a una prolífica obra compuesta por más de mil piezas.  Para el artista, la litografía supondrá un medio de expresión con el que poder acercarse al gran público.

Durante más de tres decenios, las litografías aportarán ritmo y color a sus exposiciones, sirviendo además como soporte a las distintas manifestaciones políticas y culturales en las que estaba inmerso el artista.

miroMiró manifestó en más de una ocasión su obsesión por abandonar los métodos tradicionales de la pintura, “matarlos, asesinarlos o violarlos” para conseguir aproximarse a una forma de expresión contemporánea. Nunca quiso doblegarse. Su ansia por huir de los convencionalismos estéticos le llevó a renunciar incluso a los compromisos del Surrealismo.

Para Miró, la fase de concepción de una obra era semejante a un rito religioso, mientras que su ejecución podía compararse a un combate. Su objetivo era despertar la emoción artística con el menor número de elementos. Las formas geométricas, las líneas o los arabescos representan en sus obras objetos dispares. Los dibujos se vuelven más simples, la composición clara. ”Una sola planta basta para representar el resto”, afirma Miró. En su obra se multiplican los signos con una premisa constante: evitar los tonos oscuros y monocromos.

firma-miroCon la creación de la Fundación Joan Miró en el año 1975, el artista comenzaba uno de sus grandes proyectos, que pronto se convertiría en un centro cultural y artístico de referencia para la difusión del arte contemporáneo. Una nueva etapa que favoreció la divulgación de las obras de un artista que ya había conseguido el reconocimiento internacional.

Desde el sábado 29 de agosto hasta el domingo 6 de diciembre, los amantes del arte tienen una cita ineludible: “Au delà de la peinture”. Que nadie desaproveche esta oportunidad única. Más información: www.expo-miro.be

Marta Menéndez Vila

Arte y cultura

Comentarios cerrados.