Inicio > Inventos e inventores > Torres Quevedo: Un transbordador español en las cataratas del Niágara

Torres Quevedo: Un transbordador español en las cataratas del Niágara

jueves, 15 de septiembre de 2005

torres-quevedoEl ingeniero de caminos Leonardo Torres Quevedo ha pasado a la historia como un gran hombre de ciencia español que desarrolló grandes inventos como el teleférico, el telekino, las máquinas analógicas de cálculo y un autómata jugador de ajedrez. También aporta mejoras al dirigible.

Como inventor del teleférico –también conocido como transbordador–, su obra más conocida es el “Spanish Aerocar”, instalado en la parte canadiense de las Cataratas del Niágara por una empresa española, e inaugurado el 8 de agosto de 1916. Este transbordador, que todavía sigue en activo, significará el reconocimiento del talento de Torres Quevedo. No obstante, la implantación de su invento no fue fácil. El primer transbordador de tracción animal lo construye Torres Quevedo en su casa de Molledo en 1887 para salvar un desnivel de 40 metros y efectuaba una trayectoria de 200 metros. Con el paso del tiempo, Torres Quevedo mejora su invento e incorpora un motor al “transbordador del río León”, diseñado para transportar mercancías.

aerocarLas primeras dificultades llegan cuando presenta su transbordador en Suiza y éste es rechazado de inmediato, incluso con mofa de la prensa. Hasta 1907 Torres Quevedo no consigue desarrollar un transbordador capaz de transportar personas. Este modelo será instalado en el monte Ulía de San Sebastián. La innovación de la propuesta consiste en la incorporación de un sistema múltiple de cables-soporte, en el que los contrapesos sustituyen los anclajes de un extremo. Este transbordador, llevado a cabo por la “Sociedad de Estudios y Obras de Ingeniería” de Bilbao, aporta una gran seguridad de viaje, ya que resiste la ruptura de uno de los cables de soporte. La misma empresa se encargará de construir otros transbordadores basados en el mismo principio técnico en Chamonix, Rio de Janeiro, y como se cita más arriba, en las cataratas del Niágara.

El Dirigible

Torres Quevedo presenta, en 1902, un proyecto de dirigible en las Academias de Ciencias de Madrid y París. Este diseño incluye un armazón interior de cables flexibles que, debido a la presión interior, dotan de rigidez al dirigible y solucionan el problema de supensión de la barquilla. El primer dirigible, llamado “España”, lo construirán Torres Quevedo y el Capitán Alfredo Kindelán en el Servicio de Aerostación Militar del Ejército en Guadalajara.

En esa época comienza también la colaboración de Torres Quevedo con la casa francesa Astra, que acabará por comprar la patente del dirigible. En 1911 empezarán a fabricarse los dirigibles “Astra-Torres”, que serán empleados en la 1ª Guerra Mundial.

Tras el conflicto bélico, los ingenieros Torres Quevedo y Emilio Herrera Linares diseñan el dirigible transatlántico “Hispania”, con el que pensaban cruzar por primera vez el océano Atlántico. Sin embargo, la falta de medios y de financiación impidieron que se realizase su sueño. Antes de que los dirigibles pasasen a tener un uso civil, Japón compró uno a “Astra-Torres” para incorporarlo a su ejército.

Otros inventos

telekinoPor otro lado, Torres Quevedo desarrolló el radiocontrol, concretamente el Telekino, un autómata que ejecuta órdenes transmitidas mediante telegrafía sin hilos. Este invento fue presentado en la Academia de Ciencias de París en 1903. El ingeniero español ha tenido un papel fundamental en el desarrollo de aparatos de radiodirección y del mando a distancia.

La lista de inventos de Torres Quevedo es todavía larga, pero cabe destacar entre ellos sus estudios en torno a las máquinas analógicas de cálculo que dio como resultado una máquina con la que resolvía ecuaciones algebraicas o sus avances en el ámbito de la automática. En el terreno de lo anecdótico quedan sus autómatas jugadores de ajedrez.

Inventos e inventores

Comentarios cerrados.