Inicio > Obituarios > El último viaje del Papa peregrino

El último viaje del Papa peregrino

lunes, 4 de abril de 2005

papa-4El sábado 2 de abril, a las 21:37 h, Karol Woytila, Juan Pablo II, el Papa peregrino, emprendió su último viaje, el que le llevaría a la Casa del Padre, ligero de equipaje, dejando al Mundo un ejemplo extraordinario de fe, fortaleza, dignidad en la enfermedad, defensa de la vida, compromiso, valor y misericordia.

Karol Woytila nace el 18 de mayo de 1920 en Wadowice, Polonia, cuentan que durante un eclipse total de sol, lo que explicaría para algunos el apelativo de “De labore solis” que le correspondería según las famosas profecías de S. Malaquías.

Su vida parece marcada por la desgracia. A los nueve años, pierde a su madre, fallecida al dar a luz a una niña que tampoco sobrevive. Pronto pierde a su único hermano. Y a los 21 años, se encuentra a su padre muerto en casa.

Filólogo de formación, escribe poesía y hace teatro antes de sentir la vocación religiosa, que lo llevaría a ordenarse sacerdote en 1946. Durante la ocupación alemana de Polonia trabaja en una cantera y en una fábrica de productos químicos, participa en la resistencia y es perseguido por la Gestapo.

papa-2Su carrera eclesiástica, iniciada en el seminario clandestino de Cracovia, será meteórica. Accede al Trono de S. Pedro a los 58 años, en octubre de 1978, siendo el primer Papa no italiano después de 455 años. Corren tiempos de incertidumbre para la Iglesia Católica, pero su primer mensaje es claro y rotundo: “No tengáis miedo. Abrid las puertas a Cristo”.

El Papa viajero, como es conocido, realizó más de 200 viajes y recorrió más de un millón de kilómetros, llevando la Palabra de Dios a los rincones más recónditos del planeta. “La verdad os hará libres”, dijo a la multitud durante la primera visita a Cuba de un Papa bajo la dictadura de Fidel Castro. En España estuvo en cinco ocasiones, la primera vez en 1982 y la última en 2003.

Juan Pablo II desempeñó un papel primordial en la caída del bloque comunista. Su apoyo al sindicato «Solidaridad» fue determinante para que sus dirigentes se libraran del yugo comunista, provocando un verdadero reguero de pólvora que se propagó por todo el Este de Europa.

Las personalidades con las que se ha reunido a lo largo de su Pontificado han sido innumerables, así como los jóvenes que acudían a su llamada allí donde iba. A ellos dirigió sus palabras más sentidas y determinadas, y ellos son quienes lo han acompañado con sus cantos y oraciones hasta el último momento, afrontando el cansancio, como él hiciera tantas veces por ellos. El cansancio y la enfermedad, pues desde el atentado del que fue víctima el 13 de mayo de 1981, cuando el turco Alí Agca –al que iría a visitar a la cárcel para ofrecer su perdón– le disparó a bocajarro, su salud no volvió a ser la misma.

Juan Pablo IISu condena del aborto y de la eutanasia fue una constante en su mensaje. Su obsesión: que la Iglesia Católica se mantuviera unida, y no dudó en pedir perdón por las faltas cometidas por ésta en sus más de 2000 años de Historia, de la excomunión de Galileo a las guerras de religión. Su empeño: establecer puentes con los que no compartían sus creencias. Es significativo que el número de países en los que la Santa Sede cuenta con representación se triplicara prácticamente durante su mandato.

Juan Pablo II cumplió el deseo de Pablo VI de que los cardenales electores fueran 120, nombrando representantes de todos los continentes y todas las tendencias Dios quiera que su sucesor recoja el testigo con acierto y gobierne la Iglesia con rectitud.

Por todo el mundo se han celebrado misas, entonado cantos y encendido velas en las ventanas, en memoria de este Papa carismático que no ha dejado a nadie indiferente, querido por muchos, criticado por otros, conservador en muchos aspectos, progresista en otros tantos, al que en Roma ya se da el apelativo de “El Grande”, reservado a los Papas considerados santos.

Desde las páginas de Hispagenda nos sumarnos al luto oficial decretado en España.

Descansa en paz, Karol

El equipo de Hispagenda

Obituarios

Comentarios cerrados.